Bebidas que pueden afectar su riesgo de cáncer

¿Sabías que nuestros cuerpos son más del 50 por ciento de agua? Mantener nuestros cuerpos adecuadamente hidratados es una forma de mantenerse saludable. Pero el agua no es la única bebida en nuestras dietas. Las bebidas que tomamos diariamente pueden causar serias implicaciones para la salud, incluido el aumento de riesgo de cáncer. A pesar de que algunas de ellas como el café que contiene beneficios para la salud, para otras personas mas sensibles, puede significar un factor de riesgo.

Echemos un vistazo a estas bebidas populares y examinemos si afectan nuestro riesgo de cáncer.

Alcohol

La investigación ha demostrado una relación causal consistente entre el consumo de alcohol y el cáncer, específicamente en la cabeza y el cuello, el esófago, el hígado, el colon y el tejido mamario. La evidencia científica sugiere que el etanol es la causa principal del cáncer en las bebidas alcohólicas y desaconseja el consumo frecuente o el consumo excesivo de alcohol. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan un máximo de una bebida por día para las mujeres y dos bebidas por día para los hombres.

Aunque muchas personas creen que el consumo diario de vino tinto (que contiene el antioxidante vegetal, el resveratrol) previene el cáncer, ninguna evidencia clínica sugiere que esto sea cierto. Limite el consumo de alcohol para reducir su riesgo de cáncer.

Café

Investigaciones recientes indican varios beneficios para la salud probables de consumir café negro (sin crema, azúcar y otros saborizantes). Los investigadores descubrieron que los antiguos pacientes de cáncer de colon que bebían café regularmente tenían menos probabilidades de que el cáncer se repitiera, y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer señala que los bebedores de café tienen un riesgo menor de cáncer de endometrio y cáncer de hígado.

Debido a las propiedades antioxidantes del café, algunos estudios han encontrado que beberlo regularmente puede disminuir el riesgo de enfermedad de Alzheimer y diabetes tipo 2.

Té verde

El té verde contiene sustancias químicas clave de la planta conocidas como catequinas, un tipo de antioxidante. En estudios de laboratorio, se ha demostrado que las catequinas frenan o evitan el crecimiento de células cancerosas y evitan que los tumores se propaguen en los sistemas corporales. Otras enzimas activadas en el cuerpo por el té verde protegen contra el desarrollo de tumores. Aunque el té verde a menudo se ha utilizado en estudios de laboratorio para prevenir las causas del cáncer, la investigación desaconseja confiar en el té verde como tratamiento para el cáncer preexistente.

Bebidas energéticas

Aunque no existe un vínculo científico entre las bebidas energéticas y el cáncer, los médicos recomiendan no consumir demasiada cafeína y azúcar, los cuales son ingredientes principales de las bebidas energéticas. La investigación encuentra que los adultos deben tener una sola porción por día. Debido a la evidencia reciente que relaciona la ingesta diaria de bebidas energéticas con las anomalías del corazón y las convulsiones, no se recomienda el consumo regular de bebidas energéticas.

Bebidas deportivas

Las bebidas deportivas no necesariamente causan cáncer, aunque los investigadores advierten sobre el consumo excesivo de bebidas deportivas porque contienen exceso de azúcar y carbohidratos. Sin ejercicio regular para compensar el consumo, las calorías adicionales a menudo conducen a la obesidad y otros problemas de salud.