Cánceres de piel no melanoma

Existen diferentes tipos de cáncer de piel: melanoma, por un lado, el más grave porque puede hacer metástasis, y cánceres no melanoma, por otro lado, como el carcinoma basocelular y el carcinoma epidermoide. Estos son más comunes, pero menos peligrosos.

Se desconoce el número exacto de casos nuevos en Europa, la mayoría de los registros tumorales sólo identifican melanomas. Sin embargo, se estima que cada año se diagnostican entre 80.000 y 100.000 carcinomas de células basales y de células escamosas.

Factores de riesgo

Los cánceres de piel de tipo no melanoma están relacionados con la exposición repetida a los rayos ultravioleta durante muchos años. Aparecen en las partes del cuerpo más expuestas al sol, la mayor parte del tiempo en la cara (puente de la nariz, frente, borde de las orejas, labio inferior), cuello, antebrazos y dorso de las manos.

Prevención

Para proteger la piel de los efectos nocivos del sol, es necesario protegerla adecuadamente, teniendo en cuenta la intensidad de los rayos ultravioleta, el tipo de actividad, la duración de la exposición al sol y la sensibilidad de la piel a la radiación UV.

Las principales recomendaciones son las siguientes:

  • Permanezca a la sombra entre las 11 a.m. y las 3 p.m.
  • Use sombrero, lentes de sol y ropa adecuada.
  • Aplica protector solar.

La radiación ultravioleta de fuentes artificiales también aumenta el riesgo de cáncer de piel. Por tanto, no se recomienda visitar el solárium.

Cánceres de piel no melanoma

El carcinoma de células basales se desarrolla entre las capas basales de la piel y la parte superior de la dermis. Se forma a partir de queratinocitos a lo largo de los folículos pilosos. El número de casos es aproximadamente el mismo en hombres y mujeres. La edad promedio en el momento del diagnóstico es de 60 años, pero el carcinoma de células basales está aumentando en las personas más jóvenes; es de tres a cuatro veces más común que el carcinoma de células escamosas.

El carcinoma de células escamosas comienza a partir de queratinocitos en la capa espinosa (epidermis). Los hombres se ven más afectados que las mujeres; la edad promedio es de 70 años en el momento del diagnóstico.

La queratosis actínica o queratosis solar y la enfermedad de Bowen son lesiones precancerosas, es decir, las etapas precursoras del cáncer; ambos tipos de lesiones pueden degenerar en carcinoma de células escamosas.

Tratamiento

Los cánceres de piel tipo no melanoma generalmente se extirpan quirúrgicamente. Normalmente no requieren tratamiento adicional. Las metástasis y las muertes por estos cánceres son extremadamente raras.

A pesar de que en los últimos tiempos, promover el marketing de cuidado de la piel se ha vuelto un negocio multimillonario, eso no le resta importancia a el cuidado que debemos tener cuando se trata del sol.

Usar protector solar a diario a pesar de hayan miles de marcas en el mercado, haran una gran diferencia en tu piel, no solo por estética, sino por salud.