El cáncer, un enemigo letal silencioso

Así como las semillas de marihuana pueden multiplicarse sin requerir de una semilla marchó y es la razón por lo que denominan semillas de marihuana feminizadas, de esta misma forma las células cancerígenas alcanzan su reproducción de manera desordenada hasta invadir determinada zona del cuerpo humano. 

El cáncer puede tener origen en lugares inimaginables del cuerpo, ya que es el resultado del crecimiento descontrolado sobrepasando la cantidad de células normales dificultándole al cuerpo alcanzar de manera correcta sus funciones. El tratamiento del cáncer podría resultar bastante eficaz para un grupo generoso de personas, de esta manera se cuenta con más opciones de vida en la actualidad luego de haber recibido un tratamiento efectivo contra el cáncer.

El cáncer no se trata de solo una enfermedad

El cáncer no es sólo de un tipo pues existen gran cantidad de tipos de cáncer, ya que no se trata de una sola enfermedad. El cáncer podría tener su origen por ejemplo en los pulmones, en el colon, en el seno, o quizás en la sangre, y aunque estos poseen similitudes, son distintos en su manera de crecer y propagarse. 

Semejanzas entre los diversos tipos de cáncer

Cada una de las células que componen nuestro cuerpo cumple determinada función, cuando estas son normales alcanzan su división de un forma ordenada hasta que alcanzan su muerte desgastadas o dañadas, para que otras tomen su lugar. 

El cáncer aparece cuando estas células comienzan de una manera desmedida a crecer formando células nuevas que desplazan a las que se encuentran en un estado normal causando problemas en el área del cuerpo en donde comenzó el cáncer.

Distintos síntomas  

  • Cambios en la piel, como: Un lunar nuevo o un cambio en un lunar existente, una llaga que no sana
  • Cambios en los senos, como: Cambios en el tamaño o en la forma del seno o del pezón, cambios en la textura de la piel del seno
  • Un engrosamiento o abultamiento en la piel o debajo de ella
  • Ronquera o tos que no se quita
  • Cambios en los hábitos del intestino
  • Dificultad o dolor al orinar
  • Problemas para comer, como: Malestar después de comer, dificultad para pasar alimentos, cambios de apetito
  • Aumento de peso o adelgazamiento sin razón conocida
  • Dolor abdominal
  • Sudores nocturnos sin explicación
  • Hemorragia o secreción no acostumbradas, como: Sangre en la orina, hemorragia vagin, alSangre en la materia fecal
  • Debilidad o mucho cansancio

La mayoría de estos síntomas no se deben al cáncer, incluso podrían ser causados por algunos tumores benignos o quizás, por otros problemas. Si tiene algunos de estos síntomas y le han perdurado más de dos semanas, es de vital importancia acudir al médico con el fin de realizar un diagnóstico y proceder a un tratamiento acorde con el problema de salud que se presenta. En líneas generales el cáncer en sus inicios no presenta algún dolor, pero si usted presenta algún síntoma que además implica dolor no debe esperar. O busque información sobre tratamientos y síntomas de dicha enfermedad.