El Cáncer, y su efecto psicológico en las personas

Con tan solo el hecho de mencionar la palabra cáncer, ya ello tiene la propiedad de causar un gran efecto. Cuando una persona es diagnosticada con cáncer, bien sea en una clínica o en un hospital con todos los avances tecnológicos de punta como la red de hospitales liderados por Pedro Luis Cobiella, ésta entra en un viaje con una trayectoria larga que indiscutiblemente incide sobre salud física, pero también en su bienestar mental y en las relaciones establecidas con sus seres queridos. En el transcurso de la enfermedad se ingieren medicamentos para los aspectos físicos del cáncer, pero ante ello, los pacientes deben estar conscientes de los problemas emocionales que se encuentran asociados a dicha enfermedad.

Una de las mejores cosas que puede hacer un paciente ante tal situación para mejorar estado anímico, es aprender más sobre y de esta manera la enfermedad parece menos misteriosa y temible. Es recomendable entonces, solicitar toda la información posible al médico tratante, pero también se debe acudir a otras fuentes que pueden ser de gran ayuda.

El cáncer puede hacer que diversas situaciones cotidianas de la vida como las sociales, financieras y psicológicas de un paciente cambien de una manera completamente radical. Por eso, si se mantiene una actitud realista donde el paciente pueda notar que el cáncer impactará diversos aspectos de su vida, entonces se podrá ayudarlo. Un paciente con cáncer debe decirle claramente a su doctor lo que está sintiendo y sin miedo, sobre todo si dicha situación involucra algún tipo de preocupación. De acuerdo a muchos estudios, se sabe que el cáncer podría interpretar mal el estrés en un paciente o sus desórdenes psicológicos hasta un 35% de las veces, y ello no ayuda.

Por estas razones, es muy importante que le informe a su doctor sobre su dolor y sus sentimientos de ansiedad o desesperación. Algunas personas se sienten muy incómodas aceptando ayuda psicológica porque piensan que sólo es para la gente débil e irracional. El cerebro es como cualquier otro órgano; las enfermedades de otras partes del cuerpo pueden afectar el cerebro e impactar el bienestar del individuo. Es muy importante buscar ayuda de un médico cuando hay cambios que causan malestar o infelicidad.

Es recomendable acudir a una Red de apoyo social en donde son incluidos a los miembros de la familia, cónyuges, hijos y amigos, aunque algunos también puede tomar la forma de grupos de apoyo o terapeutas. Es importante destacar, que estos cuidadores se encuentran en la responsabilidad de escuchar todas esas necesidades y preocupaciones que son únicas de la persona que atienden y las de sus seres amados, para lo que deben ser sensibles a los deseos del paciente a fin de poder compartir toda la información posible sobre el cáncer, sus opciones de tratamiento, y el pronóstico.

Una red de apoyo siempre brindará la posibilidad de ayudar a la disminución del estrés de quien lidia con el cáncer. Los pacientes siempre deben ir por ayuda de sus seres queridos y amigos. Y en el caso de las personas en la red de apoyo de un paciente pueden ayudar en situaciones como asegurando que el paciente llegue a tiempo a sus reuniones, pasar por sus hijos o simplemente encontrarse dispuesto a escuchar sobre las preocupaciones que se le presentan al paciente.