Hospiten en busca de nuevos tratamientos y diagnóstico de cáncer de mamas

Las estadísticas nos arrojan cifras alarmantes donde solo en España, cada año se llegan a diagnosticar más de 21.000 casos de cáncer de mama, considerando que el 85% de dichos tumores al ser detectados en fase precoz, pueden ser curados.

“Los últimos avances en el manejo de las técnicas diagnósticas del cáncer de mama, como por ejemplo la incorporación del uso de la mamografía en 3D, y el abordaje multidisciplinar con la implicación de los distintos especialistas: radiólogos, oncólogos médicos, patólogos, ginecólogos y cirujanos para seleccionar el tratamiento más adaptado para cada paciente, son dos de los factores que aumentan las probabilidades de curación”.

De esa manera lo afirmó la ginecóloga quien además es responsable de la Unidad de Mama de Hospiten Rambla, Lucía Almeida, dentro de la ejecución de las ‘I Jornadas de Cáncer de Mama’, evento que fue organizado en colaboración con MD Anderson Cancer Center Madrid, el mismo es un centro de referencia a nivel internacional en lo que respecta al diagnóstico y tratamiento del cáncer, y que contó con la participación de más de una docena de destacados ponentes, tanto de Canarias como del resto del país.

Tal jornada recibió al presidente del Grupo sanitario, Pedro Luis Cobiella, para su inauguración, donde además fueron incluidas cuatro mesas redondas en las que se abordaron diversas temáticas que guardaban relación con dicha patología, entre ellas: el cribado poblacional; las lesiones preinvasivas; el carcinoma de mama en estadios iniciales; la radioterapia en el cáncer de mama; y la preservación de la fertilidad en pacientes con cáncer de mama.

En medio de este contexto, la novedad principal dentro del campo del diagnóstico de la enfermedad, se enfoca hacia el uso de la tomosíntesis como método de diagnóstico novedoso con el que es posible la visualización de la mama en todos los planos del mismo modo que es en la realidad.

De esta manera, en el caso de existir alguna lesión con sospecha, se pueda saber con precisión su forma, contorno, tamaño, ubicación y extensión exacta en la que se encuentra.

Esta se trata de una opción presentada como un complemento a la mamografía digital tradicional, pues en los casos donde las lesiones se correspondan a un cáncer de mama, hace posible planificar de mejor manera la cirugía, además del diagnóstico de lesiones muy pequeñas y sutiles que en numerosas oportunidades quedan ocultas, lo que evitaría la realización de estudios que son innecesarios como nuevas incidencias mamográficas al momento de plantearse dudas, lo que favorece que las muchas mujeres no tengan que ser citadas para realizar más pruebas.

Del mismo modo, y entre los temas abordados en el campo del tratamiento, fueron las técnicas de radioterapia intraoperatoria. De acuerdo a la doctora Almeida, co-directora del Congreso, durante los últimos años, se ha aplicado esta técnica en el mismo acto quirúrgico, lo que aporta una mejora en términos de control de la enfermedad, pero además con una exposición tóxica que es inferior.