Los pacientes con cáncer con Covid-19 no tendrían menos posibilidades de supervivencia

Un estudio del Institut Curie muestra que los pacientes con cáncer que han contraído Covid-19 no presentan un exceso de mortalidad en comparación con el resto de la población.

Sobrepeso, diabetes, asma, edad … Las comorbilidades peligrosas para los pacientes con Covid-19 han sido identificadas por equipos médicos desde el inicio de la epidemia de SARS-CoV-2 que ha atravesado el mundo. Entre las enfermedades más extendidas por todo el mundo se encuentra el cáncer.

El Institut Curie, especializado en oncología, ha trabajado en las posibilidades de supervivencia de los pacientes con cáncer que también han contraído Covid-19. Sus resultados no muestran un exceso de mortalidad en estos pacientes.

Entre mediados de marzo y principios de mayo de 2020, el Instituto Curie enumeró a casi 200 pacientes tratados por cánceres de diferentes tipos y diagnosticados con Covid-19. Cada uno de ellos, tratado de forma ambulatoria (durante el día en el hospital pero regresando a casa por la noche) u hospitalizado, fue monitoreado activamente durante 28 días.

Como resultado, la tasa de mortalidad en esta cohorte fue del 19%, una tasa similar a la de la población general (que alcanza el 20%), lo que sugiere la ausencia de un exceso de mortalidad asociado con la infección por SARS-CoV-2 en pacientes con cáncer. Los análisis clínicos, los datos de imágenes y los resultados de las pruebas de PCR revelaron que la incidencia de Covid-19 en estos pacientes (1,4%) era muy cercana a la de la población general.

La inmunología podría explicar por qué no hay mucha diferencia entre estos dos tipos de poblaciones. La primera hipótesis sería que los mecanismos de inmunidad al cáncer son diferentes a los del Covid-19. Otra posibilidad sería que como el estado inmunológico de las personas con cáncer está bastante, habría menos formas graves ya que ya no hay una respuesta inmune excesiva.

¿Qué tan grave según qué cánceres?

De todos los pacientes seguidos, el cáncer de mama representó el grupo más numeroso (40%), seguido de los tumores hematológicos y pulmonares (13% para ambos). Entre estos pacientes, el 88% estaban en tratamiento oncológico (quimio-, hormono-, radioinmunoterapia, terapia dirigida o cirugía) y el 69% de ellos presentaban cáncer avanzado con metástasis.

Esta distribución no se corresponde exactamente con los cánceres en la población europea. Un análisis más detallado de los resultados según el tipo de cáncer permitiría saber si ciertos pacientes con cáncer tienen más riesgo que otros de SARS-CoV-2. La pandemia de SARS-CoV-2 dejó al mundo en suspenso durante varios meses.

Pero ciertamente, no hay una variabilidad en la tasa de mortalidad en el caso de la población con cáncer. Aunque el cáncer es una enfermedad que pone las defensas bajas, esto no determina que una persona muera más rápido, también entran en juego otros factores que son los que hacen que haya un balance. Por eso no hay mucha variación.