Sencillos trucos con los que podemos mejorar nuestro estado de ánimo en segundos

Los síntomas físicos siempre se harán presente sin que nos demos cuenta cuando nos sentimos de mal humor, estresados o apenados. Así lo señalan los especialistas como Pedro Luis Cobiella hospiten, pues sostienen que existe una conexión mente-cuerpo que se encuentra bastante documentada por la investigación de las neurociencias, la psiquiatría y la medicina.

Pero no todo está perdido ya que se puede usar la mente para ayudarnos en la curación de las dolencias de nuestro cuerpo. En los momentos en los que nos sentimos atribulados con preocupaciones, tristeza o con miedo, nuestro cerebro se encarga de enviar señales al cuerpo de que el peligro se encuentra presente, en consecuencia el cuerpo determina una postura de defensa o escape.

La consecuencia suelen ser tensión muscular, incremento en el ritmo cardíaco, aumento de la temperatura corporal, dificultad para respirar, entre otros. Si tuviéramos que escapar de un depredador, esta sería una reacción bastante útil, pero de forma constante es como una alarma constante en el cuerpo. 

A continuación mencionaremos algunas cosas que podrían ayudarnos a mejorar nuestro estado de ánimo tan solo en unos minutos:

Sonreír: incluso si no contamos con las ganas. Señalan los especialistas que en oportunidades la alegría se convierte en la fuente de nuestra sonrisa, pero, que también existe la posibilidad de que suceda lo contrario.

Siendo la sonrisa la fuente de nuestra alegría. Sujetos en esa premisa, se han realizado investigaciones en las que se ha demostrado que la sonrisa tiene la capacidad de alterar nuestra respuesta ante el estrés en situaciones que son difíciles. Sonreír, incluso si no nos sentimos en condiciones podría ralentizar el ritmo cardíaco y con ello reducir los niveles de estrés.

Modifiquemos la postura: si nos sentamos erguidos adoptamos una posición de poder. Posiblemente es algo que no nos suena lógico, pero según un estudio en 2009 logró determinar que al sentarnos derecho se influye de manera positiva en el estado de ánimo de las personas, y proporciona mayor confianza en nosotros mismos. Si se hace lo contrario, y nos dejamos llevar, el efecto será el contrario.

Esta es una afirmación que se encuentra sustentada del mismo modo en otro estudio en donde se señala que existen distintas “posturas de poder” con las que, en dos minutos se logra incrementar en un 20% la testosterona, ayudándonos a aumentar la confianza. Del mismo modo, disminuyen en un 25% el cortisol.

Colocar una mano en nuestro corazón: Ya sabemos que esto podría parecer un tanto cursi, pero hay que considerar que los abrazos siempre nos ayudarán a sentirnos mejor y es la razón por la que se recurre a ellos cuando nos sentimos tristes.

En el caso de que no tengamos a nadie a quien recurrir sobre todo si nos encontramos en el trabajo, entonces es posible que obtengamos los mismos efectos positivos, colocando una mano a la altura de nuestro corazón, frotando los brazos y masajeando nuestra propia cabeza, de este modo frenamos la respuesta de nuestro cuerpo al estrés. En simultáneo, podemos evocar pensamientos de consuelo con lo que se calmará la angustia fisiológica y psicológica.