Si deseas ser un cuidado exitoso, estos son los consejos que debes considerar

Cuidar a cualquier paciente siempre va a ser un gran desafío, pero si se trata de uno con cáncer esto es algo más complejo y demasiado grande para ser sobrellevado.

Por supuesto que todo dependerá de las necesidades de dicha persona, ya que sujeto a tal situación es que se le puede proporcionar diferentes tipos de apoyo. Los mismo podrían incluir:

  • Apoyo emocional
  • Ayuda con la atención médica
  • Ayuda con las cuestiones financieras y del seguro médico
  • Servir como comunicador entre el paciente y el equipo de atención médica

Importante: cuidar un paciente siempre será un esfuerzo de equipo

Es importante reconocer que un cuidador es un integrante de un equipo importante, viene a ser un integrante de un equipo que también incluye a familiares, amigos, voluntarios, más el equipo de atención médica donde cada miembro cuenta con sus habilidades que son combinadas para proporcionar una atención eficaz.

Si somos el cuidador principal, debemos ayudar a cada miembro del equipo para que de esta manera puedan expresar sus inquietudes, opiniones y emociones.

Así mismo, debemos asegurarnos de que el paciente con cáncer tenga un rol central en todas las discusiones y decisiones, de ser posible. Se deben encontrar otras comunidades en línea con las que se puedan obtener apoyo en el idioma conocido. 

Así mismo, se debe crear una lista de tareas. Para ello se inicia por una lista de todas las tareas que se encuentran relacionadas con el cuidado del paciente. Es importante que se ordenen por orden de importancia.

Esta lista, luego se usa para decidir la manera en como dividir las tareas entre amigos, familiares, profesionales y otros voluntarios. Debemos obtener la mayor información de cómo compartir las responsabilidades.

Otro aspecto importante es ser proactivo. Para lograrlo debemos hacernos cargo y planificar lo más posible con el fin de prevenir emergencias de último minuto.

Tal acción también podría ayudar a brindar un sentido de control y del orden. Otra idea de apoyo es crear cronogramas en donde se indique qué parientes, amigos u otros voluntarios se encuentran disponibles, cuándo y para cuáles tareas.

Debemos asegurarnos de que todos los cuidadores que están involucrados cuenten con tiempo libre sin que se sientan culpables o preocupados.

Cuando se trata de cuidados paliativos a larga distancia ello requiere de más planificación aún. Si este es nuestro caso, se debe obtener más información sobre la manera más eficiente de ser un cuidador a distancia.

Solventar situaciones. Inicialmente se deben identificar los problemas, para luego tener idea de lo que se debe hacer, y proceder a hacerlo.

Para ello no debemos tener temor a buscar asesoramiento y ayuda de otras personas. La idea es que busquemos soluciones que sean creativas y que funcionen para nosotros, como para la persona que se esta cuidando.

No dejemos a un lado lo positivo. Mantener una actitud positiva podría ayudar a establecer el tono para todo aquello que se haga. Existe la posibilidad de que no puedan controlar las cosas que suceden, pero quizás se pueda cambiar la manera en que se reacciona.